Paisajes de Cataluña

May 06, 2015 383

Situado en el noreste peninsular, Cataluña cubre un área de 32 000 km2 y cuenta con 7 millones de habitantes. Historia, lengua propia y una arraigada tradición cultural, política y jurídica distinta, han dado forma a la personalidad de la gente y el país. Cataluña era una provincia romana, poblada luego por godos y alanos sobre 470 dc. Los árabes conquistaron parte de la región en el año 712, pero fueron expulsados 76 años más tarde por los catalanes aliados con Carlomagno.

Condes Franceses posteriormente gobernaron Cataluña construyendo un dominio independiente. En 1137 se unió con el Reino de Aragón y más tarde se alió con el Reino de Castilla. El estado francés llevó a cabo invasiones durante tres periodos de tiempo entre 1640 y 1813. Francia y Castilla influencian en Cataluña contribuyendo a un gran rechazo, por lo que se da el desarrollo de una cultura distinta, la catalana.
Cataluña es hoy una comunidad autónoma dentro de España con un gobierno propio. Tiene idioma propio, es el catalán, una lengua Romance que tiene estatus de cooficial junto al castellano (español).
Cataluña es una de las regiones más prósperas de España. La agricultura es diversa, Maíz, trigo, centeno, lino y arroz son los principales cultivos cerealísticos y almendras, castañas, nueces, higos, uvas y muchas otras frutas son cultivados en Cataluña. La ganadería es extensiva e intensiva, se crían cerdos, cabras, vacas y ovejas. Entre las principales industrias son la pesca, el vino, la fabricación de textiles de algodón, y la industria del automóvil.
Cataluña es una tierra de ricos y variados paisajes y conserva un rico patrimonio cultural y arquitectónico. El Pirineo catalán, con picos de mas de 3 000m, es la cordillera que nos separa de Francia, a lo largo de la parte norte del país. Montañas que son ideales para el esquí, el senderismo, la caza y la pesca, mientras que los 580 kilómetros de costa mediterránea, donde los altos acantilados y recónditas calas de la Costa Brava y la Costa de Garraf se alternan con las largas playas de arena de la Costa Brava, Costa del Maresme, Costa Daurada y el singular entorno natural del Delta del Ebro ofrece las condiciones perfectas para los deportes náuticos.
En el interior hay una naturaleza muy salvaje todavía, con mas de 11 parques Naturales protegidos y tiene también muchas ciudades impregnadas de carácter, con magníficos edificios históricos, entre ellos Lleida, Girona, Tarragona, Manresa, Vic y otros muchos.
Barcelona, capital cosmopolita de Cataluña es una de las ciudades más fascinantes del Mediterráneo, que ofrece una vibrante vida cultural, buenas compras y muchos eventos deportivos y servicios. Ciudad internacional de Ferias y Congresos.
Todos estos factores, junto con una tradición establecida del buen comer, excelentes restaurantes con varias estrellas Michelin, abundante alojamiento y excelentes servicios e instalaciones, hacen de Cataluña una de las principales regiones turísticas de Europa.

Los Pirineos de Cataluña

Hermosas cimas con imponentes lagos y embalses en los valles de cabecera de los ríos, que riegan las llanuras de la zona central hasta sus magnificas playas, todo esto en solo una distancia de 150 km. Lugares de interés: un rico patrimonio de arte románico, parques naturales y reservas de vegetación y de aves, y pueblos muy pintorescos.

Alt Empordà

Es una región con una gran cultura y riqueza paisajística, marcado por su ubicación geográfica en la zona más nororiental de la Península Ibérica, se ha convertido en una zona de paso (personas, mercancías, etc.).
Sus fronteras naturales son los Pirineos, el Mediterráneo y la llanura del Empordà que lo une con el Baix Empordà y el área de la Alta Garrotxa. Todos estos aspectos hacen del paisaje del Alt Empordà un lugar único que une el mar y las montañas que junto con el viento del norte, La Tramontana, han marcado la cultura, gastronomía, oficios tradicionales y el estado de ánimo de los pueblos que se ha establecido aquí, hace miles de años.
Los dólmenes y menhires de la zona de la Albera y Cap de Creus destacan los lugares más notables de nuestra historia, así como los restos grecorromanos de Empúries y la ciudad de Roses. De esta época medieval, nos encontramos con iglesias románicas, el monasterio de Vilabertran y de Sant Pere de Rodes. De época posterior, tenemos el estilo gótico de la Catedral de Castelló d'Empúries y algunos edificios modernistas, hasta llegar a nuestros tiempos con el genio de Salvador Dalí y su Teatro Museo de Figueres y la casa de Portlligat en Cadaqués. Pero todos estos elementos no pueden ser entendidos sin el paisaje del Empordà, una buena parte de los cuales está protegido: el Parque Natural dels Aiguamolls del Empordà, Cap de Creus, y el puerto Natural de la Albera. Otro componente importante del Alt Empordà es la gastronomía y la industria vitivinícola

Albera

Es una de las regiones vinícolas más apreciadas. Muchas de las bodegas aquí están abiertas para hacer una Cata o degustación. Lugares que bien merecen la pena visitar son Cantallops y Perelada, dominada por una poderosa fortaleza (siglo XIV-XIX).

Aiguamolls  

El Parc Natural dels Aiguamolls del Empordà fue declarado un área protegida después de una larga campaña ecologista y una intensa defensa, para evitar el desarrollo industrial y turístico de la zona y preservar su naturaleza.
La flora de esta área protegida se encuentra asociada principalmente con el terreno pantanoso o llanuras de inundación, y por lo tanto, es posible observar la presencia de plantas típicas en este tipo de ambiente.
Finalmente, uno debe no dejar de lado la considerable representación de la fauna que puede encontrarse en la zona, por ejemplo la nutria, flamencos y la cigüeña blanca, especies que fueron reintroducidas con éxito hace algunos años. Gran zona de migración, hasta 300 tipos de aves diferentes.

La región volcánica de La Garrotxa

El mayor ejemplo de paisaje volcánico de la Península Ibérica. Tiene alrededor de cuarenta conos volcánicos y más de 20 efluvios visibles de lava de basalto. La lluvia, el sol y el clima variado proporcionan, a menudo, exuberante vegetación: bosques de hayas, encinas y robles de valor paisajístico excepcional. Descubra la gran variedad de pueblos de montaña, castillos medievales, iglesias y bahías con historia.

La Alta Garrotxa

Esta área es sin duda el área más importante en el Pre pirineo oriental debido a su diversidad y un entorno excepcional. Su relieve muy abrupto ha modelado el paisaje, vegetación, fauna y los asentamientos humanos a lo largo de la historia y ha permitido la continuación de un espacio natural relativamente aislado que conserva una importante riqueza biológica. Tanto es así que ha sido declarado un espacio de interés Natural.
El relieve de la Alta Garrotxa, marcado por profundos valles, rodeados de largos acantilados y paredes de roca, es lo que da nombre a la zona: les "garrotxes" son ásperas tierras improductivas. El paisaje de la Alta Garrotxa es verdaderamente espectacular, no sólo por la magnificencia de su topografía sino también por lo forestal, dominado por encinares y robledos.
Este rico y extenso territorio está dotado de un gran patrimonio cultural: sitios arqueológicos, caseríos, aldeas, ermitas y sitios de fabricación de carbón vegetal.

La Costa Brava

La Costa mediterránea más al este es la más salvaje y se caracteriza perfectamente por ser una costa rocosa, agreste, azotada por el viento del norte de España, que se extiende desde Portbou hasta Blanes, casi 200 km de longitud. A finales del siglo XIX fueron los artistas que descubrieron la calidad única de luz, clima templado y la agreste belleza de este litoral. En 1930 la Costa Brava se había convertido en un destino para la vanguardia intelectual. El aumento de riqueza debido a la reconstrucción de la economía después de la segunda guerra mundial trajo a los europeos a la Costa Brava. Es cuando apareció el turismo, como Lloret de Mar y Platja d´Aro. Pero afortunadamente hay muchos pueblos originales y característicos, con hermosas playas para visitar (por ejemplo Cadaqués, Tossa de Mar, San Feliu de Guixols, L´Escala, Begur y Palafrugell).

Cap de Creus

La península del cabo de Creus es una de las reservas naturales más grandes y protegidas, de Cataluña, con un área total de 13.886 hectáreas, los espectaculares afloramientos geológicos son uno de los rasgos más significativos del Parque Natural, con sus formas complicadas y bellas que a menudo causan en los visitantes imaginación para dejarse llevar. Este paisaje extraño, lunar como esculpido por el viento, el tiempo y las olas y más recientemente por los incendios salvajes ha aparecido en un buen número de pinturas de Dalí.
Para los amantes de la naturaleza, el territorio del cabo de Creus tiene gran diversidad floral, notable por sus endemismos.
Lugares que bien merecen una visita son: Monasterio de Sant Pere de Rodes y las aldeas encantadoras del Port de la Selva y Cadaqués.

Figueres

Con 40. 000 habitantes Figueres es la capital de la comarca del Alt Empordà y actúa como el centro económico, comercial, social y cultural del municipio. Disfrutar de un paseo por la Rambla en pleno centro de la Villa, es una gozada, y no te pierdas el museo más visitado de España: el Museo Dalí. Este museo fue inaugurado en 1974 y contiene un amplio espectro de trabajos que cubre la trayectoria artística de Salvador Dalí (1904-1989). Dalí transformó el antiguo teatro del edificio en un verdadero templo de su propio arte.

Girona

Girona es una ciudad universitaria con unos 90. 000 habitantes y fue fundada en el siglo V por los íberos, antes de que cayera en manos de los Condes de Barcelona. En el siglo IX, romanos, árabes y francos se habían colocado aquí debido a su situación estratégicamente privilegiada al lado de una autopista de la antigüedad, la vía Augusta. El río Onyar separa la bulliciosa ciudad nueva del casco viejo. El casco antiguo (construido en una colina) ofrece una gran cantidad de arquitectura histórica. Aquí puedes encontrar el antiguo barrio judío, donde la minoría significativa pero segregada residió entre los siglos IX y XV.
La imponente catedral, la iglesia de Sant Feliu, el edificio de los baños árabes muy bien conservados, construido en el siglo XII, es un ejemplo excepcional de diseño árabe y románico y los otros numerosos museos que vale la pena visitar.
Un paseo a lo largo de las murallas medievales que rodean la ciudad ofrece espectaculares vistas de la ciudad y alrededores.

Barcelona

Barcelona es la capital histórica de Cataluña (1,6 millones de habitantes), gran centro industrial, turístico y deportivo y con el puerto más importante del mediterráneo. Es la segunda ciudad más importante en tamaño e influencia del estado Español.
La ciudad tiene una larga tradición artística y es famosa por sus espectaculares y variados estilos arquitectónicos, especialmente el gótico y de arte modernista, ejemplificado por Antonio Gaudí. Hay muchos restaurantes y grandes tiendas de moda y los paseos frente al mar son perfectos para relajarse.
La ciudad se extiende al norte de la desembocadura del río Llobregat, rodeada de cerros de granito y pizarra. El centro histórico se encuentra a los pies de la montaña de pizarra de Montjuïc (191m) donde fue construida una fortaleza en el siglo XVII.
El barrio Gótico (gòtic en catalán) es el centro de la ciudad vieja de Barcelona. Muchos de los edificios son de tiempos medievales, algunos ya del asentamiento romano de Barcelona. El Modernismo arquitectónico Catalán (conocido a menudo como Art Nouveau en el resto de Europa), se había desarrollado entre 1885 y 1950, dejando una herencia importante en Barcelona. Un gran número de estos edificios son patrimonio de la humanidad.
Especialmente notable es la obra del arquitecto Antonio Gaudí, que puede verse en toda la ciudad. Su obra más conocida es el Parc Güell y la iglesia inmensa pero aún inacabada de la Sagrada Família, que ha estado bajo construcción desde 1882, siendo financiada por donaciones privadas. En el 2007 se planteó la terminación para 2026.
En contraste con el barrio gótico, el paseo marítimo recién renovado cuenta con un acuario, las remodeladas y limpias playas y otras atracciones.
Barcelona alberga a un gran número de museos, que cubren diferentes áreas y épocas. El Museo Nacional de arte de Cataluña posee una colección bien conocida de arte románico, mientras que el Museo de arte contemporáneo de Barcelona se centra en el arte catalán y el castellano después de 1945. La Fundació Joan Miró, el Museo Picasso y la Fundación Antoni Tàpies sostienen importantes colecciones de estos artistas de renombre mundial.
Varios museos cubren los campos de la historia y la arqueología, como el Museo de historia de la ciudad, el Museo de historia de Cataluña, el Museo de Arqueología de Cataluña y el Museo marítimo de Barcelona.